| (+34) 934 529 960 | info@amatimmo.cat

Inversión en Cataluña: Sí o no?

Share on your social... Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+

 

La situación política actual puede ralentizar el ritmo de inversiones que se hacen en Cataluña. Estos días muchos clientes nos piden consejo y nos preguntan sobre la situación económica y social a raíz del clima político del país pero desde AvaLaw nos quieren dar unos puntos a tener en cuenta para poder tener más seguridad a nuestros clientes. 

Lo primero a tener en cuenta es que, pase lo que pase, nadie quitará la esencia de Barcelona: mar, clima, cultura, arquitectura… Siempre habrá inversores interesados en Cataluña y por ello el mercado no se va a colapsar. Además, el margen de crecimiento que tiene el mercado inmobiliario en Barcelona y cercanías todavía es alto.

1.      Hay seguridad jurídica: 

La inversión, si se decido por una inversión en Cataluña, está totalmente asegurada desde el punto de vista jurídico. En el caso de que se llegue a declarar la independencia de Cataluña:

Si el estado español no reconoce la independencia, seguirá considerando que somos España y por tanto se nos aplica a todos los efectos para el Estado Español la ley Española.
Si el Estado Español reconoce la independencia algún día, se aplicaría la “Ley de transitoriedad” que dice que en Cataluña Independiente se aplica la ley Española hasta que Cataluña dicte sus nuevas normas. En caso de reconocimiento por parte de España significará que ambos países han negociado finalmente y todos los problemas de una hipotética inseguridad jurídica se habrán solucionado.

 

2.      El programa de Golden Visa seguirá existiendo:

En cuanto a la Golden Visa no hay problema: independientes o no, la legislación española seguirá vigente con las mismas garantías que existen actualmente para todas las concedidas.

A parte de la seguridad jurídica, hay un motivo económico muy importante para mantener el Golden Visa aunque fuéramos independientes. Cataluña es el gran ganador del programa de Golden Visa hasta ahora: la mitad de todas las Golden Visas actuales en toda España, se han concedido por inversiones en Cataluña. Cataluña necesitará la inversión también en el futuro.

 

3.      Seguirá existiendo el libre movimiento de cosas y personas (Cataluña, independiente o no, formará parte del Schengen):

Pase lo que pase, no tenemos ninguna duda de que Cataluña seguirá formando parte del espacio Schengen porque si no se tendrían que cambiar las fronteras y Cataluña es una zona de paso (terrestre y marítimo) demasiado importante para el conjunto de la península ibérica y para el sur de Europa. También ha ganado fuerza como el “puerto sur” un “Hub Logístico” para productos asiáticos, pues logísticamente la puerta de Suez encuentra en Barcelona un camino más corto y directo al corazón de Europa que rodear toda la costa hasta Rotterdam o Hamburgo.

4.      Efecto marcha empresas es sólo cosmético:

La mayoría de las empresas que se van, o las de más peso, son empresas reguladas y las otras es por presión política. En cualquier caso, el cambio de sede social e incluso fiscal no afecta apenas la economía de Cataluña, ¿por qué? Porque la actividad productiva y de prestación de servicios permanece en Cataluña, y los diferentes impuestos existentes de los que Cataluña recibe una parte son:

 

a)      IRPF. Aunque se cambie la sede social y fiscales, las oficinas y fábricas siguen en Cataluña por lo que sus trabajadores se quedan en Cataluña y el IRPF resultante de sus rentas sigue siendo en gran parte para Cataluña.

b)      IMPUESTO DE SOCIEDADES: en Impuesto que se queda el Estado Español siempre, independientemente de donde esté la sede social y fiscal en todo el territorio.

c)      IVA: el IVA es también siempre recaudado por el Estado pero repartido a las Comunidades en un 50%, su reparto, pero, no depende de donde esté la sede social y fiscal sino en función del consumo que ha generado, con lo que tampoco tiene impacto fiscal para Cataluña.

d)     IBI: entretanto sigan teniendo edificios y fábricas aquí, el pago del IBI no se ve afectado.

Añadir que mientras se comenta y explica la marcha de algunas empresas, la mayor parte de empresas extranjeras en España con sede en Cataluña no han anunciado cambio alguno. Además, el ritmo de inversión en Cataluña y atracción de capital y proyectos extranjeros no se ha detenido.

 

5.      No se pierden los derechos adquiridos.

Pase lo que pase, no se pierden los derechos adquiridos: los planes del Gobierno de Cataluña están basados en este principio. Todos los residentes en una Cataluña independiente podrán disfrutar como mínimo de los derechos que tenían en España, así lo especifica la ley de transitoriedad aprobada por el Parlamento Catalán.

El nivel de inversión en Cataluña por parte de extranjeros (Inmobiliaria, productiva, financiera, etc.) es tan alta que, aunque los países de origen puedan tener ahora una actitud de silencio prudente, o de no aceptación de lo que pudiera suceder, nadie duda de que suceda lo que suceda esa inversión defenderá sus derechos adquiridos, sus países defenderán sus derechos adquiridos.

En la misma línea hay que recordar que los principales acreedores de la deuda pública catalana son países europeos, que querrán cobrar y podrán influenciar para preservar sus derechos y los de sus ciudadanos establecidos en Cataluña. No hay que olvidar que además querrán financiar el circulante de las instituciones públicas catalanas.

 

 

Share on your social... Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on Google+